POESÍA ARGENTINA: ROBERTO CIGNONI - La Primera Vértebra
15296
post-template-default,single,single-post,postid-15296,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-18.0.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

POESÍA ARGENTINA: ROBERTO CIGNONI

POESÍA ARGENTINA: ROBERTO CIGNONI

FOTO: MARÍA LILIAN ESCOBAR

Broté

en lo más íntimo de una palabra y forma.

Escuché a lo que prometía estrellas, lejos

y lejos de los cielos.

A lo que sonreía muerte en hospicios de Dios.

 

Nadie me supo.

A través de una ausencia tuve que pasar.

Para que una palabra, donde el amor se hace señas,

pasase también

extraña y libre a los duelos del aliento.

 

Cien veces vacié el lugar,

vacié la palabra;

nos propinamos mutuamente blancura y serenidad.

Radiantes

se habitaron las cosas, las sosegadas

de todos los pensamientos. ¡Tanto

lindaron los abismos con la luz del mundo!

 

Nuestra vida,

nuestra muerte, pero ¿qué

remontan ellas

hasta honrar la palabra?

(poema inédito)

 

Niño, ¡escúdate!

la cesárea de mundo a tu nacimiento

deslizó dolor a la boca

que te besa, un silencio

vigilante mientras dormías

se hizo escoria bajo el tambor de voces.

Orea los minutos. Disculpa

al que serás.

Voluble se volvió el corazón

al roturar un libro de sentencias

y una palabra, colocada de lado,

condujo mundo por los espectros del tiempo.

Niño, ¡respírate!

nadie sigue el rayo de tus ojos

hacia la más secreta noche

cuando el claro de luna reúne

vacío y follaje, y la insignificante criatura

canta a coro con tu nombre. Disculpa

al que serás.

Avanza por nunca.

«Labios ciliares» (2019)

 

 

 

 

La flor láctea enrejada entre quejidos

aún acampa el ver para nosotros;

en el abrir, donada de nuevo,

conoce la brisa en la cabeza del dolido, de

cualquiera espera

una mano para ser cortada.

 

A través de una pizca de color

enciende la tierra su anhelo, guarece en luz

la canción ancestral, el que al fin

riegue la flor en el corazón de la muerte

expandirá el polen

sobre un porvenir.

 

Ya sólo juegan los ideales

con libros y números

o salvan los recuerdos primeros

para alzar una bandera junto a la tumba del niño;

pero en sombría interioridad

crecen aún los pétalos ignorados

que la carne solitaria hermana de la flor

serena de intemperie.

 

Estrella y nada se besaron un instante

y profundamente claro

se volvió el silencio;

los coronados por la herida

alzaron palabras como flores, supieron del aire

una canción de bienvenida, mi pequeña

en corolas

nos alumbró lo inmenso,

una vez para nadie,

savia y levedad.

 

             «Labios ciliares» (2019)

NOTA BIOGRÁFICA

Roberto Cignoni. Fundó, junto a Carlos Estévez, el espacio de poesía perfomática y experimental «Paralengua, la ohtra poesía». Codirigió con Jorge Perednik, durante su segunda época, la revista de poesía «Xul, signo viejo y nuevo». Escribió cuatro obras de teatro y ha editado ocho libros de poemas; los últimos, «Flexión de la luz» (2017) y «Labios ciliares» (2020). Ha realizado artículos y ensayos críticos para distintas publicaciones argentinas y extranjeras.                               

Comentarios

Deja Un Comentario