"LA VERDADERA CUARENTENA", POR MARÍA JOSÉ FLORES - La Primera Vértebra
3507
post-template-default,single,single-post,postid-3507,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,columns-3,qode-theme-ver-18.0.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

«LA VERDADERA CUARENTENA», POR MARÍA JOSÉ FLORES

«LA VERDADERA CUARENTENA», POR MARÍA JOSÉ FLORES

Chile despertó. No estamos en guerra, estamos unidos”, se leía en los muros de la nueva Plaza Dignidad. Los adultos mayores observaban las noticias en primera fila desde la antesala de la muerte. A medida que el movimiento se fue conglomerando más y más, y fue tomando más fuerza, pude ver la esperanza en los ojos de los adultos mayores: subirían sus pensiones, tendrían una vejez más digna, algunos hasta soñaban con volver a sus hogares al ver que la lucha de los jóvenes iba en serio. El estallido social concretaba tantas luchas que ellos intentaron dar, pero que sin embargo, fueron invisibilizados. Muchos acostumbrados a la obediencia, al silencio, al respeto diría yo, pero también, mucho con un pasado revolucionario. En ambos casos, el estallido fue significativo, pues el poder era puesto en crisis.

En el hogar de ancianos donde crecí, fue complejo lidiar con la manipulación de la televisión, la cual a través de una campaña del terror, trataba de perjudicar a diario el verdadero sentido de la lucha social del estallido. A su vez, desviar la atención y dirigirla hacia los encapuchados y sus desmanes, y no apuntar hacia los cambios sustanciales que se buscaba generar en el sistema dominante. Noam Chomsky señala que la manipulación mediática puede hacer más daño que la bomba atómica porque destruye los cerebros, y aunque parezca hiperbólico, el efecto de los mass media puede resultar notorio, sobre todo en una persona con alzheimer, pues es el televisor en gran parte, un medio que te conecta con la realidad. Sin embargo, los jóvenes nos esmeramos en mantener a los adultos mayores realmente informados y así, superar la campaña del terror. Además, la realidad hablaba por sí sola: la inoperancia de Sebastián Piñera y su clase política, en oposición a la magnitud de la lucha del pueblo.

Cabe señalar que con la llegada del coronavirus o covid-19, la esperanza de los adultos mayores disminuyó, ya que ellos fueron los principales afectados, según las primeras cifras. Además, la colectividad comenzó a disiparse, el miedo se congregaba y un Piñera inconsciente se paseaba por la Plaza Dignidad, como un gesto de provocación y burla en tiempos en que él mismo llamaba a quedarse en casa. Se fotografió en aquel lugar que juntó a tanta gente exigiendo derechos, demostrando que nada era imposible, arriesgando su libertad, perdiendo sus ojos…

Actualmente, estamos sumidos bajo un virus, una pandemia, a través de la cual los políticos se han burlado del pueblo. Estamos confinado y debemos hacernos responsables, confiando a tientas en las decisiones que toma un gobierno que nos vio como enemigos y alienígenas. Pero díganme ustedes, qué les digo a estos adultos mayores que cada día me preguntan si van a morir, si tendrán una vejez digna, si volveremos a luchar…

Yo siento dolor cuando dicen las cifras y dicen que solo son adultos mayores, porque convivo con ellos, porque son como mi familia y porque son ellos, los que han trabajado y los que han criado toda una vida, testigos de la dictadura de Pinochet y han luchado tanto como nosotros sin lograr nada más que estar en un hogar de ancianos. Ellos llevan mucho tiempo en cuarentena. En la verdadera cuarentena. Y a través de ellos, solo les quiero pedir que no nos rindamos, que cumplamos nuestras promesas, ya que la llamada normalidad siempre fue el problema. No olvidemos nunca que logramos ser visibles ante un poder que busca totalmente lo contrario.

NOTA BIOGRÁFICA

María José Flores es Licenciada en Lengua y Literatura, cuenta con un Magíster en Literatura latinoamericana. Tiene 26 años y es chilena. Se dedica a escribir y a hacer clases de literatura. Actualmente, por motivos de contexto, realiza clases on line. Ha estado en distintos congresos (SOCHEL, taller en Universidad San Martín en Buenos Aires y en UAH) y ha publicado para una que otra revista y libro.

 

Comentarios

  • Verónica Flores
    Posted at 22:14h, 22 mayo Responder

    Felicitaciones por el articulo y a la revista por dar un espacio a jóvenes literarios

  • Josè María Arnaiz
    Posted at 19:34h, 23 mayo Responder

    MJ una maravilla lo dicho y cómo lo has dicho. Gracias me ha hecho mucho bien a mí que trato de salir mejor de lo que era de esta pandemia global

Deja Un Comentario