"EL HABITAR" DE CECILIA REJTMAN - La Primera Vértebra
16516
post-template-default,single,single-post,postid-16516,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-18.0.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

«EL HABITAR» DE CECILIA REJTMAN

«EL HABITAR» DE CECILIA REJTMAN

El proceso de esta performance empieza desde que ingreso a la casona «Brescia», ubicada en Jr. Ica 356 y la empiezo a habitar; un día sábado 1ero de agosto del 2013, como parte de la residencia artística «Espacio_02» gestionado por «El Galpón Espacio» y el «Teatro Municipal de Lima». A cada artista seleccionado se le asigna un grupo del cual está a cargo un artista monitor, que se encarga de guiar, dirigir, encaminar  a cada grupo, a mí me toca un grupo donde estamos una compañera de danza, un amigo de artes visuales y performance, el monitor, Ricardo Delgado, que es de teatro y yo, artista multidisciplinaria. Se nos pide sentir y explorar la casa en silencio. Desde que entro la casa me atrae como un imán, no sé qué me quiere decir, en ese momento no logro saberlo.

Me atraen sus distintas capas, colores, siento que ha sido tantas veces tapada que tengo la sensación de querer descubrirla, saber su identidad, conocer su primera capa, sus huellas.

Conforme van pasando los días habito cada espacio de la casa, sus sonidos, sus colores, se mezclan con mis sonidos, con mis propios colores.

Me comienzo a relacionar con la casa como me relaciono con mi cuerpo, esa casa empieza a ser ese cuerpo que habito ¿Cuál es el corazón de la casa?, ¿Cuáles son los órganos de la casa? Para poder conocer  su identidad me tengo que develar yo, en toda mi fragilidad, en toda mi esencia, solo así ella y yo podremos conocernos, reconocernos, habitarnos. Sólo así podré vincularme a tal punto que salga “el hecho creativo”,  la parte creadora.

Comienzo a mimetizarme con ella, pareciera que ser habitante de esa casa me hace entender las presencias que la habitaron antes, a veces soy espectro, a veces soy ese puente entre el antes y el ahora, la casa me lleva a reconocerme.

Surge entonces “El hecho creativo”, surge la obra, la pieza performática, como acto ritual duracional, como posibilidad de perennizar esa presencia que soy ahora que habito la casa y la casa me habita a mí. Comienzo a explorar mimetizarme con la casa, me pinto con titanio y arcilla blanca, pigmentos color amarillo, rojo, azul, asemejando el color de las paredes derruidas del espacio del fondo de la casa, espacio que ha atravesado terremotos, incendios y que tiene huella , capas que dejan ver su historia. Comienzo a encontrar marcos de cuadros, saco moldes a algunos de mis compañeros, compañeras y también a otras artistas y amigos, también saco molde de algunos adornos de la casa para poder ponerlos como adornos en algunas partes de las paredes. A su vez , en ese proceso de habitar la casa, comienzo a construir cuatro instalaciones “Habitación”, “El cuarto de los recuerdos”, “Diario-Reflejo”, “Rasgando”, cada uno construido en una parte de la casa. En el segundo piso de la casa, que es el espacio en donde duermo, se ubica “Habitación”, ahí empiezo a trabajar con papel film. En “El cuarto de los recuerdos” trabajo con tiza, escribo sobre un recuerdo  con mi abuelita de parte de mamá y con mi mamá. Justo mi abuela está delicada de salud cuando comienzo a crear esta instalación, razón por la que necesito recordar y escribir. “Diario-Reflejo” es un altillo en donde a veces me quedo reflexionando, me invita a acunarme, ahí coloco una taza rota y un dibujo de mis ojos. Por último “Rasgar”, es un cuarto donde se puede ver en las paredes el hollín de quemado, rasgo y le quito la capa quemada a la casa, es como liberarla de su herida.

Llega el día de la presentación y yo he estado explorando esta presencia de ser mimetizado con la casa, es como el alma de la casa que camina desnuda con el cuerpo pintado de la piel de la casa, mientras camina, va esparciendo tierra al espacio. Se coloca en ese espacio derruido, donde antes hubo desmonte (previamente sacado por mí misma). Me coloco y me peino (esto de peinarme viene de un recuerdo de mi padre peinándome y haciéndome trenzas. Entonces en la acción traigo al cuerpo ese recuerdo “Mi padre peinándome “, pero en este caso soy yo peinándome , mirándome en un espejo grande asimétrico, encontrado también en la casa previamente. He instalado el marco de un cuadro antiguo en el piso parado, clavado al suelo, entonces ese marco me enmarca. La parte donde acciono tiene como dos espacios puerta sin puerta, se puede ver y recorrer el espacio. Hay una iluminación que proyecta ambas ventanas y las hace verse como dos ventanas de luz. Me quedo quieta sosteniendo la imagen cuando me peino y termino con la imagen detenida. En ese proceso de la acción me ha ido acompañando un sonido que son grabaciones de Jr. Ica, es decir el espacio externo y también los sonidos de la casa y mis sonidos, sonidos cotidianos. La imagen final es esta imagen como detenida en el tiempo mirando el espejo y sosteniendo un cabello entre las dos manos.

NOTA BIOGRÁFICA

Cecilia Rejtman. Artista multidisciplinaria, poeta, escenógrafa y diseñadora de iluminación para artes escénicas, asesora de proyectos artísticos,  gestora y productora cultural, docente de arte interdisciplinario, artes expresivas y danza terapeuta en formación en DMT (Danza Movimiento Terapia) con Graciela Vella de Argentina.

Fundadora, directora y gestora del colectivo de danza “Por Siempre Pina”, es Co-Directora del colectivo «GatoAraña Colectivo Escénico» junto al artista y productor Christian Villegas. Forma parte de la colectiva «Hysterix».

Fundadora, directora y gestora del “Museo Itinerante Mujer: Memorias del Cuerpo”, proyecto itinerante Perú-Francia-México. Procesos de memoria y lucha de mujeres durante guerras y conflictos. Fundadora y creadora de «La Tinta Revolucionaria», espacio de creación y reflexión literaria sobre diversas problemáticas coyunturales del mundo.

Creadora, Gestora y Directora Artística del Laboratorio Montaje “Memorias desde lo Femenino”, proyecto que se enfoca en poblaciones en estado de vulnerabilidad.

Forma parte de «Tatazumai Ensamble en Estado de Danza», compañía internacional.

Ha participado del Encuentro de «Performance Biósfera en la Urbe» de Esmeralda Pérez Tamix (México DF).

Ha realizado presentaciones y expuesto en Perú (Lima, Huancayo, Arequipa, Tacna, Ayacucho, Cusco) ; en Chile (Santiago de Chile); en México (Ciudad de México y Oaxaca); en España (Granada);  en la «5th International Student Triennial – Marmara University Faculty of Fine Artsen Istambul-Turquía» y en Suecia.

Ha participado como expositora en «Cartografías Sensibles» de Iliana Diéguez en la universidad de Cuajimalpa, facultad de Sociología, en México, en el «Festival Internacional de Danza», “En Alta Mar en la mesa», “La Danza que vendrá” con expositores de México, Colombia, Chile.

Hizo la residencia artística en la «Casa Cultural Escape» de Pucusana junto a su compañero Christian Villegas con su colectivo «GatoAraña Colectivo Escénico».

Ha llevado diversos workshop, diplomados, seminarios y talleres con maestros y maestras de Perú, Argentina, Brasil, Colombia, Chile, México, EEUU, Estonia, España.

Comentarios

Deja Un Comentario