"CRECIMOS MAL" DE JOSÉ LUIS ESCOBAR, POR CAMILO RESTREPO - La Primera Vértebra
3318
post-template-default,single,single-post,postid-3318,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-18.0.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

«CRECIMOS MAL» DE JOSÉ LUIS ESCOBAR, POR CAMILO RESTREPO

«CRECIMOS MAL» DE JOSÉ LUIS ESCOBAR, POR CAMILO RESTREPO

   Una calle donde el sol se ausenta. Un hombre paseando. Otro que se camufla en los portales. Al pasar en frente le salta al cuello. Entonces se descubre fantasma, sus manos atraviesan a la víctima, pero no la hieren. El hombre sigue de largo. Ante tal descubrimiento la rabia desborda. El de las márgenes lo alcanza y le patea el trasero, pero su pie de espectro le traspasa el cuerpo. Sobra decir que en la maniobra pierde el zapato. Así, a partir de la primera fotografía (presente en la edición de Letra Clara), imagino los escenarios y personajes dialogando con la voz presente en los poemas que conforman Crecimos mal, primer poemario del poeta chileno José Luis Escobar.

En este libro, los hablantes líricos pierden siempre. Son huérfanos y están desprotegidos. Su herencia es la ira. No la del tirano, sí no de la carencia. La de aquel que nada tiene y sabe que no hay segunda oportunidad ni salvación. El que vaga día y noche por autopistas y eriales, inhalando todo lo que encuentra:

La bolsa contiene frases

Fonemas, el pegamento que vende el ferretero

Todo fue por un dato. Yo continúo

Son doce inhaladas así dicen los que dicen

Aspiro once veces, once instantes

Exhalo

Tu mano cansada aparece

Lavando en artesas de humo el olvido

A partir de ahí

Tiendes sueños entre colihues.”

(Un tal Juan)

El universo que Escobar nos plantea en su libro, pertenece a los seres marginales. Sus textos son como los nichos mugrosos donde van los psiconautas cuando quieren emprender ese último viaje. Al regreso los acecha la derrota, pero aún con pocas monedas en los bolsillos aún tienen ganas de jugar. Así que, confiando en su astucia, se amarran los centavos a los dedos y los tiran por la boca de la tragamonedas de la locura. Desde luego, toda estratagema desplegada no es sino producto de su inocencia. Se enfrentan a un mundo gobernado por una realidad avara, que el autor nos dibuja en este fragmento de su poema titulado Casino:

El lugar no era más que una pieza obscura con cuatro luces en cada esquina, donde la primera figura se mostraba brillante a mis ojos, era un traga monedas. Errática escenografía, la máquina en el punto medio como en una irónica paradoja del equilibrio. Supe estaba pensado para apostadores primerizos con angustia ludópata. Aunque justificaba su aparición, la maquina jamás entregaría la combinación ganadora.”

Se debe mencionar que a pesar de lo dicho, la voz de Escobar no se permite la queja. Valiéndose de variados registros lingüísticos, nos entrega textos donde un humor ácido nos arranca una risa amarga, a la par de otros que nos invitan al vuelo lírico. Sus poemas, de marcada tendencia narrativa, nos sumergen en lo prosaico, manteniendo un equilibrio tónico que lo aparta de caer en el facilismo pornográfico, tan frecuente en esta corriente poética. El poema Buenas noches es muestra de ello. En él, Escobar nos habla duramente sobre un tema espinoso como lo es la auto aniquilación, preocupándose de que sus lectores no tengamos que mirar el cadáver:

Buenas noches

Esa noche, la única donde todos hablarán de ti

Cuando el agua riegue tu cuerpo transparente.

Prueba tu interior, ahógate.

De esta manera, a través de los cuatro apartes que conforman el libro, José Luis Escobar aborda temas tan variados como la paternidad, la angustia de sabernos perdidos en el mundo y la existencia humana en los márgenes sociales, a la vez que explora variadas posibilidades en la escritura. El poema en prosa y el verso libre aparecen acompañados de otros formatos en los que el autor experimenta con las posibilidades de sentido que ofrece la distribución tipográfica, planteándonos todo un juego que, en ocasiones, nos obliga a romper la verticalidad de la página, con el fin de auscultar nuevos horizontes significativos, haciendo que ciertos instantes de la lectura se transformen en un viaje. El destino es una región donde la realidad es poco amable ante los ojos del privilegio. Crecimos mal es ante todo eso, una invitación a meter las narices en el universo de los ignorados, un ejercicio que nos enfrenta a una realidad que casi en ninguna ciudad de Chile y Latinoamérica, nadie quiere ver.

NOTA BIOGRÁFICA

José Luis Escobar Manríquez. Oriundo de la ciudad de Victoria, Novena Región, Chile. Su prosa ha sido publicada en revistas literarias como “La otra costilla” (Mónica Montero), “Aurora Boreal” (Centro Literario Ateneo), Libro Común tomo I (Colectivo Anartistas), Testimonial (Colectivo Anartistas). El año 2015 publica “Bajo el balcón” conjunto de cuentos por editorial Caronte. El año 2016 publica “Tu Foto” conjunto de relatos por editorial Caronte. El año 2017 publica “Bicho Raro”, conjunto de relatos por editorial Montecristo Cartonero. En Agosto del año 2016 obtiene tercer lugar en género cuento en el 23° Concurso Municipal de Literatura de San Bernardo, obras editadas, con el libro “Tu Foto”. El año 2017 es incluido en la publicación “Pánico y Locura en Santiago” antología poética. Por Editorial Santiago-Ander Editorial. El año 2018 es incluido en la publicación “Más Allá de un No” microrrelatos, convocatoria literaria Emmag “Las voces de la memoria”.

En Noviembre del año 2018 obtiene segundo lugar, en el Concurso Literario Derechos y Deberes Ciudadanos, organizado por el Servicio Nacional del Patrimonio Cultural de Chile.

En Marzo del año 2019 obtiene primer lugar, en concurso literario “Poetizarte” realizado por la Corporación Cultural y Patrimonial de San Bernardo.

En Julio del año 2019 obtiene primer lugar en el 14° Concurso Metropolitano de Literatura, Relatos Sorprendentes de la Municipalidad de Las Condes.

 

Comentarios

Deja Un Comentario